Causas del dolor durante el coito

El dolor que propicia la dispareunia puede ser generado por una gran cantidad de variables, muchas relacionadas con la falta de juegos previos a la relación sexual.

Por eso, es importante tener a la mano la opinión de especialistas como Vivesex, para alcanzar un acto sexual placentero y evitar incomodidades durante y después del coito.

Otro de los posibles motivos del dolor son las lesiones o traumatismos.

Esto sucede cuando existen cirugías previas en los genitales o en la zona pélvica femenina, siendo un ejemplo, los cortes realizados durante el parto para agrandar el canal de nacimiento (episiotomía).

La “vulvodinia” es otra opción que se debe evaluar en el momento de sentir dolor en su relación sexual.

Se trata de una disfunción persistente de origen nervioso que cursa con malestar crónico vulvar, definido como ardor o picazón, en ausencia de hallazgos visibles, clínicamente identificables.

Los orígenes pueden ser diversos

Un caso más delicado y poco frecuente es la “anomalía congénita”.

Resulta ser un problema presente en las mujeres en el momento de su nacimiento, a causa de tener una vagina no formada completamente (agenesia vaginal), también se puede notar en el desarrollo de una membrana que bloquea la abertura vaginal (imperforación del himen).

Es importante destacar que la inflamación, infección o trastorno en la piel, es otra de las posibles causas que propicia la dispareunia.

Esta complicación, según los expertos, nace de una infección en la zona genital o en las vías urinarias y puede causar dolor durante las relaciones sexuales.

El eccema u otros problemas en la piel de la zona genital también pueden ser el problema.

También caben mencionar entre las causas, las cirugías o tratamientos médicos, porque las cicatrices de la cirugía pélvica, incluida la histerectomía, generalmente producen relaciones sexuales dolorosas.

De igual forma, los tratamientos médicos contra el cáncer, como la radiación y la quimioterapia, son otra característica destacada que producen cambios y por tanto hacen las relaciones sexuales un momento doloroso.

Todas estas anomalías, así como vaginismo y otros problemas médicos, son causantes de la dispareunia, por eso es recomendable visitar al médico o un especialista en el área que oriente de forma adecuada a la pareja sobre los inconvenientes que se presentan en su relación sexual para encontrar una solución.

Las emociones también generan inconvenientes

No se pueden descartar otras de las causas que no están alineadas con problemas físicos, porque también, existen desequilibrios emocionales que propician incomodidad durante o después del coito.

Las investigaciones confirman que la ansiedad, depresión, las preocupaciones por la apariencia física, el miedo a la intimidad o los problemas en la relación pueden contribuir a un bajo nivel de excitación y, en consecuencia, a la incomodidad o al dolor.

Asimismo, la aparición del estrés también está entre las causas. Después de varios estudios, podemos verificar que los músculos del suelo pélvico podrían tensarse como respuesta al estrés que sientes en tu vida.

Por eso, la insistencia en las prácticas antes del acto sexual permite una liberación total. Uno de los casos más delicados dentro de todo el contexto, son los antecedentes de abuso sexual. 

Esta lamentable realidad no se presenta en todas las personas con dispareunia, porque no todas necesariamente tienen antecedentes de abuso sexual, pero si su pareja en algún momento ha sufrido de abuso, esto podría ser una causa probable.

Diferentes tratamientos para el dolor durante las relaciones sexuales

Los problemas o incomodidades presentados durante o después de su relación sexual tienen una solución, eso permitirá llevar una vida sexual activa con su pareja y también dejará que el placer regrese a esos momentos.

En el caso de la falta de lubricación o sequedad vaginal, es recomendable tener un proceso previo al coito que permita excitar y propiciar una lubricación efectiva para un goce óptimo del sexo.

Es importante aclarar el valor agregado que tienen las emociones dentro del proceso, porque muchas veces sucede que la pareja no tiene una energía acorde para el momento, incluso puede existir ciertos miedos asociados al acto sexual y esto también produce inconvenientes que se traducen en dolores en el coito.

En tal sentido, es de suma importancia aplicar distintas técnicas como la desensibilización sistemática con la ayuda de dilatadores y la potenciación sensorial, además de información sexual y anatómica veraz.

Existe una gran cantidad de elementos para favorecer a la pareja y ayudar a tener un proceso sexual placentero. 

Algunos de ellos, como los lubricantes y juguetes sexuales, pueden ser de mucha ayuda para tener estimulación efectiva y deslumbrar con un acto lleno de lujuria y pasión.

La importancia de acudir a los expertos

Cuando se trata de un problema generado por cuestiones médicas, es recomendable visitar un experto y evaluar todas las alternativas posibles para poder lograr cambiar esos inconvenientes por soluciones que hagan del acto sexual un proceso agradable. 

Visitar al médico de confianza y mencionar cada una de las sensaciones es fundamental para poder tener una respuesta efectiva.

También es válido mencionar que la educación sexual juega un rol muy destacado en todo esto. 

Compartir las sensaciones, tanto agradables como negativas durante y después de la relación con la pareja es indispensable, porque eso permitirá reconocer los problemas y buscar en conjunto una solución que ayude a mejorar la relación.

Especialistas reconocen que muchas mujeres sufren una severa falta de autoconocimiento sexual.

Por eso, es esencial que aprendan a conocer y apreciar sus genitales así como a disfrutar de ellos. Acabará siendo el mejor recurso para evitar problemas de dolor motivados a la ausencia de lubricación y prácticas eróticas poco apropiadas.